Calle «Gómez Marín»

D. Manuel Gómez Marín
A. Barrantes Lozano
Hay en Villanueva una calle que muchos la conocen como calle de “La Palma,” parece ser que porque en ella vivió un afamado jurista, D. Joaquín de la Palma. Curioso resulta que aún así se nombre a la referida calle, cuando hace más de cien años que cambió su denominación por la de “Gómez Marín” y es que en el subconsciente social perduran los antiguos topónimos sin saber las causas que hace que así sea.
Resulta que en la referida calle a principios del siglo XIX vivió una familia, la formada por D. Manuel Gómez de Mendoza, abogado, y su esposa Dña Carmen Marín Baus, de cuyo matrimonio nació D. Manuel Gómez Marín en 1836. Por circunstancias laborales del padre, el alumbramiento de Manuel fue en Cáceres aunque “debe ser considerado como hijo de Villanueva de la Serena, su pueblo como él con palabras de gran afecto decía, aquí pasó sus primeros años, aquí tuvo su casa vínculo y solariega de su familia, por lo cual, así como por sus buenas y generales amistades siempre y hasta su muerte mantuvo relaciones de paternal cariño con esta Ciudad” (D. Manuel González de Mendoza y Gómez).
Justa fue la decisión que tomó el Consistorio presidido por D. Julián Adame García, un 30 de marzo de 1902 en Sesión Extraordinaria, estando presente en el acto D. Enrique Gómez Asensio, hijo del que iba a ser homenajeado y D. Manuel González de Mendoza, sobrino, Concejales y numeroso público, que en solemne acto aprueba a tenor de los méritos contraídos por D. Manuel Gómez Marín los siguientes acuerdos:
1º Que se declare hijo adoptivo de la ciudad a D. Manuel Gómez Marín.
2º Dar su nombre a la actual calle de “La Palma” donde vivió, y que en adelante se llame “Calle de Gómez Marín”.
3º Fijar en los salones de la Casa Capitular una lápida con la siguiente inscripción “ A D. Manuel Gómez Marín, Jurisconsulto, político y escritor eximio. El Ayuntamiento de esta ciudad 30 de marzo de 1902”
Durante el acto, su sobrino, D. Manuel González de Mendoza y Gómez, leyó unos apuntes para la biografía del Exmo Sr. D. Manuel Gómez Marín, que por ser de primera mano, considero fidedignos y de forma extractada añado a continuación.
Fue D. Manuel Gómez Marín un hombre de vasta cultura y comprometido con su tiempo. Preocupó sus atenciones a los problemas del Derecho, la Filosofía, la Sociología y la Economía Política. Terminó sus estudios jurídicos cuando el País se encontraba inmerso en lo que se vino a llamar el Bienio Progresista y él pronto se vio envuelto en los movimientos sociales y políticos más avanzados de su tiempo. Colaboró en la redacción de “La Soberanía Nacional” diario de propaganda demócrata, de Sixto Cámara, con el afán de extender por España el espíritu de la Revolución francesa de 1848 y las ideas socialistas de la época. Entabló amistad con Rivero, Pi y Margall, Moret… que tanta influencia tuvieron en la Revolución de 1868, Revolución que abrió en España por primera vez, el proceso democrático.
Para la difusión de las nuevas ideas políticas fundó un establecimiento tipográfico dedicado exclusivamente a la impresión de trabajos de propaganda democrática. Trabó estrecha amistad con Castelar y en su tipográfica fueron impresos los primeros discursos del insigne orador para gran satisfacción de ambos. D. Emilio encontró la forma de difundir su pensamiento y Gómez Marín siempre tuvo el honor de haber sido el primer editor de las obras de Castelar.
Colaboró con Castelar en el periódico “La Democracia” en la sección “Biblioteca del Demócrata” donde se exponía con claridad los principios fundamentales de las nuevas teorías políticas.
Con la Revolución de 1868 los demócratas se dividieron entre los que consideraron que la solución era una República y los que optaron por asentar en las leyes y costumbres públicas las libertades democráticas. Gómez Marín fue de estos que se conocieron como “Cimbrios”
Aunque no llegó a tener escaño en la Cortes Constituyentes de 1869, sí ocupó importantes puestos en el Ministerio de Ultramar. Con el advenimiento de la primera República, ocupó escaño por el Distrito de Lorca.
Pasado el Sexenio Progresista, con la Restauración los demócratas quedaron relegados de la acción política durante algún tiempo y nuestra personaje dedicado a sus estudios, fruto de los cuales es la vasta obra: “Cuerpo del Derecho Civil Romano, la fundación del diario “Mundo”, órgano de la izquierda liberal y del diario jurídico ”La España Forense”
Liderados por Sagasta, los demócratas consideran que la aptitud de protesta, que mantenían algunos sectores seguidores de Zorrilla, no tiene cabida en la España liberal y a estos se adhiere Gómez Marín que alcanzará un puesto en las Cortes de la Regencia, y, más tarde, fue llamado a ocupar la Dirección General de lo Contencioso del Estado y una plaza en el Consejo de Estado.
Los achaques de una salud quebrantada, los desengaños de una larga y agitada vida pública, y ¿por qué no? – nos dice su biógrafo- cierto amargo escepticismo, le tuvieron en sus últimos años retraído de la política militante.
Demócrata de corazón, aún más que por el pensamiento, de instintos igualitarios y prácticos, de bondadosa llaneza, no necesitó nunca de riquezas para alcanzar el don inestimable que alcanzan los hombres justos: la paz interior.
abarrantes01.wordpress.com

Etiquetas:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: