Al hilo de…

diciembre 8, 2020

Al hilo de…

No se trata de poner sordina a nadie, cada cual puede denunciar, alto y claro, lo que considere un atropello y expresar sus ideas según sus convicciones sociales, políticas o religiosas.

Lo que no se entiende muy bien es que al hacerlo se tenga como núcleo argumental la necesidad de acordarse, de mala manera, de la madre de la persona o colectivo con el que se discrepa, como tampoco es de recibo lo que se dice en el chat de un grupo del que omito su nombre y del que los medios nos tienen suficientemente informados, que además de aquello quieren acabar con veintiséis millones de españoles con los que disienten.

Es sorprendente que entrado el siglo XXI exista alguien que no se haya enterado de la inutilidad de tan diabólica propuesta, que tras la experiencia de siglos no sepa que los fusiles acaban con la vida de las personas, pero no con las ideas.

Al hilo de estas reflexiones me viene a la memoria la  estrofa final del soneto “Poema de guerra para pedir la paz” que debemos al poeta extremeño José Iglesia que el pasado mes de  octubre nos lo arrebató la pandemia.

“NADA IMPORTA  QUE LADREN SUS LEONES.

SI SE CALLA MI VOZ, QUEDA MI VERSO.

 UN VERSO SUENA MÁS QUE MIL CAÑONES.”[i]


[i] De su libro “En esta Soledad del día” Poema dedicado a Miguel Hernández

De los “alarifes” y otras palabras…

diciembre 2, 2020

Las obras de restauración de la fachada occidental de la Parroquia de Ntra Sra de la Asunción ya están en marcha. No es el momento de opinar de resultados, estos se verán cuando se den por terminadas, lo que no quita que muchos villanovenses nos acerquemos cada mañana a ver su estado y observar “cómo va la obra.” Es  un trabajo que se ejecuta bajo la dirección de un joven arquitecto de la ciudad y se lleva a cabo por una empresa joven, también de la ciudad. Como ahora hay poco que adelantar, me ha llamado la atención, entre los múltiples anuncios   de las diversa empresas que inciden en ella: fontanería, electricidad, suministros…uno que parece haber sido sacado del cofre de las cosas valiosas.  Es el nombre referido a la empresa adjudicataria, “Alarife”. La palabra “Alarife,” es un término incorporado al castellano  que se enriquece desde el  árabe, un vestigio oral de su paso por la península, y que aunque el término haya perdido cotidianidad, está vigente y el diccionario de la lengua nos dice de él que sirve para denominar al maestro de obras.

 

  El idioma, en su evolución normal, como algo vivo se modifica y cambia, incorpora nuevos vocablos y se empapa de otras culturas que con el tiempo las hace propias. Muchos son los términos que el mundo árabe nos legó aumentando el acervo lingüístico hispano, muchos vocablos se mantienen,  los más corren peor suerte y se arrinconan y sin perder su vigencia, se sustituyen generalmente por  “modismos extranjerizantes”. Otros quedan en desuso, envejecen, se aparcan en el desván de la memoria y desaparecen del vocabulario callejero porque el objeto que sustantivaban ha desaparecido. Así ocurre con la palabra “albañal,” de uso no tan lejano, cuando las aguas pluviales pasaban, por el corral, de una casa a otra hasta encontrar el arroyo;  o con “alacena” o “alhacena,” con escaso o nulo vestigio en las casas modernas, y de la que María Moliner nos dice “que es un pequeño armario empotrado en la pared donde generalmente se guardan cosas de comer.” Otras las olvidamos,  nos suenan mal o son “arcaicas”. Hoy nadie va al “alfayate” a que le haga un traje o al “albéitar” a que cuide de la salud de su  perro, a no ser que sea como estos jóvenes alarifes.

 

Se falló la XL edición del premio “Felipe Trigo”

noviembre 21, 2020

Se falló la XL edición del Premio “Felipe Trigo”

La noche del 20 de noviembre de 2020 se falló el premio “Felipe Trigo,” el veterano premio literario con el que cuarenta años atrás el Ayuntamiento de Villanueva quiso honrar la memoria del insigne escritor que tuvo su nacencia y vivió su primera infancia en la ciudad que lo recuerda. Un cuarenta aniversario es motivo suficiente para celebrarlo de forma especial, pero las circunstancias obligan a la discreción aconsejada por las autoridades, pero la cultura, en este caso la literatura, es ajena al dolor, cuando no un bálsamo ante el infortunio.

Al acto la pandemia lo ha dejado sólo y orientado a las redes sociales sin el boato de otras veces. No por ello ha perdido su esencia. El  resultado es el mismo, ha triunfado la literatura.

Entre el ramillete de novelas finalistas el jurado ha optado por premiar la novela que se presentó  con el título “La lluvia Inglesa.”  Bajo el seudónimo de “Dulcinea de Cuenca.” Abierta la plica su autora resultó ser : Ana Muela Pareja.

El jurado optó por quedar desierto el premio reservado a la narración corta.

El acto, que fue transmitido por las redes sociales municipales, fue guiado por Nieves Moreno y se desarrolló en el Palacio de Congresos ante un grupo muy reducido de personas, algunos miembros de la Comisión lectora y los portavoces municipales del Consistorio.

Durante el desarrollo del evento, los ganadores de la XXXIX edición, que forman parte del Jurado, nos hablan de sus libros. Juan Ramón Santos , de la narración corta “El Síndrome de Diógenes” y Raúl Quirós Molina por videoconferencia, de la novela “Los caballos inocentes.”

Actuó de Secretario Bernardo Gonzalo y presidió el Jurado la escritora extremeña Susana Martín Gijón.

Villanueva de la Serena 20 de Noviembre de 2020

Reflexión

Al filo de la Gala del premio “Felipe Trigo”

Durante el fallo de la Gala de la XL edición del premio literario “Felipe Trigo”, como es habitual e incluso preceptivo, la presidencia del jurado después de abierta la plica se pone en contacto el autor o autora agraciada. En el caso que nos ocupa sería una autora  y la presidencia la ostentaba otra mujer, escritora también. Susana Martín Gijón.

Susana, en contacto ya con Ana Muela, autora de la novela ganadora “La lluvia inglesa” comenzó a desgranar algunos aspectos de la obra: “Una mujer a la que autoridades sanitarias inglesas la requieren en el hospital donde está ingresado su padre en estado terminal a causa de un accidente cerebral…a pesar que su padre había desaparecido de su vida y lo odiaba acude a la llamada, la muerte aunque se le anuncia eminente no fue así, y su estancia se tuvo que prolongar durante meses…  En  fin, no sigo porque no quiero hacer un spoiler… Continúa: Es una novela psicológica, de altibajos humanos, compleja… La autora, que se encontraba al otro lado del hilo telefónico asiente en todas sus partes y de alguna manera agradece que no se haga de la obra spoiler

La cosa no tuviera más trascendencia si no fuera porque  estando premiando una obra literaria en castellano se tuvieron que introducir neologismos o barbarismos, muy en moda, que seguro mucha gente desde su casa no entendieron, no hay razones para ello. (la gala fue transmitida por las redes municipales…)

 Tanto presidenta como autora perdieron  la ocasión de tirar del castellano y decir: La una: En fin,  no quiero revelar la trama y la otra: agradecer que no se haya revelado.

Del “Paso a Nivel” y la Carretera de ” Circunvalación”

septiembre 13, 2020

Del “Paso a Nivel” y la “Carretera de Circunvalación

Antonio Barrantes Lozano

...el paso del tren

…el paso del tren

Es muy habitual ver alguna vieja fotografía colgada en las redes sociales, en la que se  muestra a una imponente locomotora de vapor aproximarse o alejarse de Villanueva, lo que no tendría nada de particular si no fuera porque la fotografía se tomó en el instante que el convoy cruza el “Paso a Nivel”.  La fotografía, como todas aquellas con imágenes que el tiempo ha dejado atrás, evoca cierta nostalgia en las personas que conocimos aquellos momentos.

Con el trazado del ferrocarril que pasa por la ciudad, Villanueva quedaba comunicada por el sistema ferroviario decimonónico, todo un privilegio, que empujó a la ciudad a un inesperado desarrollo y a un campo abierto a la modernidad. Fueron  muchas las ventajas que  acompañaron al  ferrocarril, como lo son en general los vías de comunicación para el desarrollo de ciudades, comarcas y provincias

No podemos obviar ninguna de las ventajas que el trazado ferroviario supuso, pero tampoco olvidar algunos inconvenientes causados a la  población, que han tardado más de cien años en superarse. Me refiero al ya mencionado “Paso a Nivel”.

El trazado de la línea ferroviaria recorre el flanco sur de la población,  cortando  el importante camino de entrada y salida de la ciudad a la altura de la confluencia de las carreteras de Zalamea y D. Benito

Desde la puesta en marcha del ferrocarril, el paso estaba regulado por barreras, que hoy es un sistema olvidado en los nuevos trazados ferroviarios. Los inconvenientes se soportaron  durante muchos años, porque las exigencias del tráfico no eran excesivas y los transeúntes poco exigentes. Nada extraño era ver, a uno y otro lado del paso, una larga hilera de vehículos a motor, carros y animales, esperando pacientemente que acabaran las maniobras, muy frecuentes al estar el paso próximo a la estación, para levantar las barreras.

A mediados de la década de los cincuenta del siglo pasado, este problema pudo haberse agravado mucho más, si no hubieran andado nuestros ediles atentos.

Fue por  estos años cuando una actividad frenética de obras públicas  afectaron directamente a la Ciudad. El ferrocarril Villanueva.- Talavera, diseñado en tiempos de la Dictadura de Primo de Rivera[i], después de un largo lapsus se retomó con fuerza y podemos decir de él que a la altura de 1960, la Sección 3,  que nos uniría con  Logrosán,  estaba prácticamente terminada y apunto para ponerse en funcionamiento.

A la vez que se completaban las obras del ferrocarril, el Ministerio de Obras Públicas diseña la carretera conocida de “Circunvalación”, hoy “Avda de la Hispanidad”, que uniría la Carretera de Guadalupe con la de D, Benito en el sitio del “Ramillete”. Como consecuencia de estas obras se proyectó un paso  elevado  para salvar el tendido ferroviario y además resolver los problemas del “Paso  a Nivel” que comentamos. Dos hermosos arcos de hormigón facilitan el paso de los trenes y dan continuidad a la nueva carretera hasta su confluencia con la de D. Benito.

Tanto la obra ferroviaria, como la de la carretera, fueron bien vistas por el Ayuntamiento de entonces por lo suponía de mejora de las comunicaciones y su impacto favorable para la Ciudad, pero el estudio detallado del conjunto del proyecto presentaba algunos inconvenientes que pusieron en aviso a nuestros ediles.

La posible desaparición  del conocido  “Paso a Nivel”, haría derivar todo el tráfico hacia  citado paso elevado,

la alcantarilla se amplió,  pero el resultado..

penetrando en la Ciudad por la circunvalación y  calles adyacentes. Ayuntamiento Villanovense, comandado por el  Alcalde: D. Celedonio Pérez Álvarez, consciente de los trastornos que esto podría provocar, alega: que ante la posibilidad de quedar inutilizado el actual paso a nivel por el que tiene acceso a esta población las carreteras de Zalamea y D. Benito debido a las actuales obras del ferrocarril Villanueva- Talavera se plantearía un gran problema de entrada en la población de una extensa zona, que no resolvería satisfactoriamente el paso superior en construcción actualmente en el punto de unión de ambos ferrocarriles, por varias razones: a)por ser única entrada en la parte sur de la población, b) por las distancias a recorrer  que si bien pudieran ser salvadas regularmente por los vehículos a motor, no lo serían para el resto del tráfico y c)  por el mal acceso a la población por este lado, ya que el tráfico habrá de discurrir por calles estrechas y no datadas todavía de pavimentación, ni saneamiento adecuado. En virtud de estas razones, el Pleno de este Ayuntamiento cuerda por unanimidad: solicitar de la Jefatura de Obras Públicas se estime la ampliación y puesta en servicio  del actual paso inferior situado al paso nivel que se intenta suprimir y que resolvería totalmente los problemas expuestos que contribuirían a agravar la ya nada cómoda situación del tráfico en nuestra  población[ii].

Lo que pretendía el Ayuntamiento era que la pequeña alcantarilla que dejaba pasar las aguas del “Torrentero” se ampliara para permitir el acceso a los vehículos. La objeción municipal encontró eco el Ministerio y el paso no llegó a anularse y la alcantarilla fue ampliada, pero mucho tiempo después y con escasa satisfacción. Tuvieron que pasar sesenta años para que  la obra de ingeniería más importante de las llevadas a cabo en la ciudad, resolviera el problema, dando prestancia y fluidez a esta importante entrada en la ciudad.

a veces, la espera era larga

El trazado de la carretera de circunvalación,  hoy en moderna ampliación, también presentó inconvenientes que dieron opción a otras exigencias de nuestras autoridades.

Su trazado, con la consiguiente elevación para salvar la altura del paso elevado, de alguna manera supone levantar un muro que dificulta el crecimiento o prolongación de las calles limítrofes, problema  aún hoy observable  en la prolongación de la calle de “El Pardo”, y lo que era más novedoso,  cortaba el acceso a la nueva estación, (en el proyecto “apeadero”) del ferrocarril,  prevista  que se ubicara  en su zona limítrofe. (Se manejaron tres posibilidades, una en la estación existente, otra a dos kilómetros y una tercera mixta entre las anteriores soluciones[iii], que fue la aprobada.) Por todo ello, en sesión Plenaria[iv] se propone:

En la forma que actualmente se efectúa la desviación de la carretera Villanueva- Guadalupe quedan cortadas por el terraplén todas las calles que habían de desembocar en  la futura estación  y de aquí la conveniencia de dotarlas de pasos mediante obras adecuadas, y si tal cosa no fuera realizable por los servicios de la mencionada estación el Ayuntamiento se vería obligado al trazado de una vía amplia paralela al terraplén con objeto de no dejar ninguna calle taponada por el mismo. Ello es una razón  más que abona el deseo de este Ayuntamiento de conocer los planes de esa Dirección General a este respecto,  deseo expuesto por el Sr Alcalde al Ingeniero Director, Sr, Moreno Lacasa, que no dudamos sea satisfecho por el Dirección General en virtud de las razones expuestas”.

Las obras de la línea ferroviaria fueron paralizadas, al parecer por presiones del Banco Mundial, y el gobierno apostó por la potenciación del automóvil y la política de carreteras. Se aprobó su desmantelamiento  por Orden Ministerial de  17 febrero de 1966,  efectuándose la retirada de raíles y mobiliario entre mayo a julio de 1994[v]

Hoy la “Vía Verde” ocupa el lecho de lo que pudo ser.

 

[i] Por el Decreto de 30-1-1924 se crea el Consejo Superior de Ferrocarriles y este presenta al gobierno el Estatuto del Nuevo Régimen Ferroviario el 12 de junio de 1924.  El ferrocarril Talavera Villanueva… Historia de una ilusión. Juan J Ramos Vicente

[ii] Acta Municipal 19-12-55

[iii] El ferrocarril Talavera Villanueva… Historia de una ilusión. Juan J Ramos Vicente

[iv] Acta Municipal 27-6-55

[v] El ferrocarril Talavera Villanueva… Historia de una ilusión. Juan J Ramos Vicente

13-9-2020

La Parroquia Bien de Interés Cultural

agosto 19, 2020

 

 La Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, un Bien de Interés  Cultural.

 

En el Diario Oficial de Extremadura  correspondiente al 22 de julio del presente año,  y con procedencia de la CONSEJERÍA DE CULTURA, TURISMO Y DEPORTES,  se publica la resolución del 10 de del mismo mes en la que se insta que sea incoado expediente de declaración de Bien de Interés Cultural a favor de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Villanueva de la Serena en la categoría de monumento.

El procedimiento para que un monumento, como es este caso,  sea declarado Bien de Interés Cultural deberá acogerse a la establecido en la Ley Estatal de 25 de junio de 1985 y a lo regulado por la Ley  de Patrimonio Histórico y Cultural de la Comunidad Autónoma de Extremadura de 29 de marzo de 1999.

El Ayuntamiento de Villanueva de la Serena, en sesión plenaria del día 31 de enero de 2019,- en el DOE se lee erróneamente de 2018-  acuerda, por unanimidad y sin ningún tipo de objeción, tomar la iniciativa de agilizar  el proceso y  elevar a la Consejería competente sus  razones y la documentación necesaria para  que la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción sea considerada como monumento de valor singular por entender que  la propuesta  encaja en lo previsto en:

El artículo 6.1 de la citada ley, al establecer la clasificación de los bienes que puedan ser declarados de Interés Cultural, que incluye, con la categoría de Monumento, en el apartado a),los edificios y estructuras “de relevante interés histórico, artístico, etnológico, científico, social o técnico, con inclusión de los muebles, instalaciones y accesorios que expresamente
se señalen.

La propuesta del Consistorio Municipal entró en la Consejería con fecha de 12 de febrero de 2019 y fue estudiada por el Director General de Bibliotecas, Archivos y Patrimonio Cultural, el que dicta que respecto a la incoación de expediente de Bien de Interés Cultural a favor de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Villanueva de la Serena, y en el ejercicio de las competencias atribuidas en materia de patrimonio cultural, histórico-arqueológico, monumental, artístico y científico de interés para la región resuelve: Incoar expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural a favor de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Villanueva de la Serena (Badajoz), en la categoría de Monumento.[i]

Consideramos que el edificio que alberga la Parroquia, y tanto continente como contenido, aportan razones suficientes para que su valoración sea positiva.

En nuestro caso partimos de un monumento que durante siglos ha sido el centro neurálgico por el que ha girado la sociedad villanovense; levantado en las postrimerías del siglo XVI, mantiene las austeras trazas de la arquitectura de la época, de planta rectangular con tres naves abovedadas sustentadas por ocho  imponentes columnas ligeramente cruciformes, de capitel simple,  conocido como “toscano.”

El elemento más identificativo para los villanovenses es su torre, construida durante los primeros treinta años del siglo XVII, por maestros canteros extremeños, a saber ,Francisco de Orellana, de Villanueva,  Batolomé Sánchez, de D. Benito y Juan Vizcaíno, de Medellín[ii], de austeras trazas y altura considerable, aún . se domina desde todos los puntos de la Ciudad, a pesar de algunos intentos arquitectónicos modernos y poco adecuados para el entorno. Su reloj, situado en el templete que corona su cúpula , lleva un siglo marcando el pulso de la ciudad, “es el reloj de la villa” La parte superior,  rodeando el casquete, una balaustrada cierra el espacio, rematada por ocho imponentes bolas graníticas que los villanovenses llamamos “bolos”  Está tan interiorizada entre los habitantes de Villanueva, que se dice del villanovense viajero “que no queda tranquilo hasta que no ve su torre”

“Bolos”  como remate, también se observan en la puerta mayor, a los pies de la Iglesia, algo más barroca que las dos laterales, con dos columnas a cada lado, coronadas por  “exageradas bolas”[iii]

No se si esto de las” bolas” estuvo alguna vez  en el ánimo del Arquitecto Municipal que diseñó la última remodelación de la Plaza, cuando incorpora, como elemento decorativo  y partiendo el espacio, unas “ bolas”, estas de mármol, que en principio resultaron algo llamativas y hoy quedan   perfectamente integradas; como queriendo casar con lo que los arquitectos del XVII   nos legaron.

Todo el conjunto es  una fábrica fundamentalmente de sillería de granito, y con sólidas paredes de mampuesto, de traza austera y armoniosa, una clara  muestra del renacimiento extremeño. Por su valor histórico, artístico-cultural, urbanístico, y como elemento identificativo de la ciudad, esperemos que el expediente incoado llegue a buen fin, no porque ello vaya a elevar su valor intrínseco,  eso es incontestable e inamovible, sino para que tanto Villanueva y por ende Extremadura, despierte ante  los valores que esconde nuestra  tierra.

A. Barrantes Lozano

agosto 2020

 

 

 

 

 

 

 

[i] DOE de 22 de julio de 2020

[ii] Transcripción del códice del siglo XVII, aportado por Muñoz Gallardo en su memoria monográfica de la Parroquia..1965

[iii] Francisco Tejada Vizuete

IV Congreso Iberoamericano sobre Cooperación, Investigación y Discapacidad.

diciembre 2, 2018

IV Congreso Iberoamericano sobre Cooperación, Investigación y Discapacidad
Villanueva de la Serena, 29 y 30 de noviembre 2018

Los días 29 y 30 de noviembre se ha desarrollado en Villanueva el IV Congreso Iberoamericano sobre Cooperación, Investigación y Discapacidad.
Me ha sorprendido el poco eco mediático que ha tenido, pues ha sido a mi parecer, la actividad más importante que se ha llevado a cabo en la Ciudad durante todo el año de 2018, por su contenido social, por el compromiso y el rango intelectual de los ponentes ; sólo sería comparable con el V Congreso de Enfermedades Raras, que también tuvo lugar aquí el 26 de abril.
Durante el referido Congreso de Noviembre, que ha sido organizado por: “Fundación de Hermanos para la Igualdad y la Inclusión social”, (FUNDHEX),” El Instituto Iberoamericano de Investigación y Apoyo a la Discapacidad Intelectual y la Fundación Europea para la Cooperación y el Desarrollo Social”, con la colaboración de la Junta de Extremadura, Diputaciones Provinciales de Extremadura, Universidad –UEX- y Ayuntamiento de Vva de la Serena, junto a la aportación de más de 20 organizaciones iberoamericanas: España, Portugal, Ecuador, Venezuela, Uruguay…, se han ido desgranando, en las dos jornadas, diversas experiencias y retos en diversas mesas de trabajos,” Panel de Expertos”, enriquecidas con tres conferencias a cargo de: D. Juan Perea Mezquida, Doctor en Psicología de la Universidad de Baleares: “Mirar la discapacidad desde la diversidad”; D. Adrián Llerena Ruiz, Catedrático de la Facultad de Medicina de la UEX: “Personalización del tratamiento en los sistemas de salud”; y D. Rafael de Lorenzo García, Secretario General del Consejo General de la ONCE. Director Académico del Instituto Iberoamericano de Investigación y Apoyo a la Discapacidad Intelectual, que dictó la conferencia de Clausuras: “ Las grandes reformas en curso de la protección jurídica de las personas con discapacidad en España”
Cerraron el acto, D. Rogerio Manuel Días Caçao, de FENERCECI, Portugal, D. Antonio Ventura Díaz, Vicepresidente del Instituto Iberoamericano y Don Segundo Píriz Duran, Rector de la Universidad de Extremadura.

Las Cruces de Villanueva

noviembre 10, 2018

Las Cruces de Villanueva
Antonio Barrantes Lozano

“En la mitad de un camino
De la villa no muy lejos

Y próximo a la vereda
Que hoy apellidan del viejo,
Junto al pago de Saldaña,
dicen que hubo en otro tiempo,
una Cruz que se llamó
del Haba o del Torrentero…”
(del Romance de D. Fabián de Torres)
Era costumbre obligada que cuando las aldeas o villas se iban incorporando a los reinos cristianos en sus entradas se erigieran cruces o símbolos que sirvieran al caminante de aviso de la fe que se profesa. Eran punto de reflexión y oración y medios protectores de sus habitantes. Se les conocía con diversos nombres siendo el más habitual el de “humilladero” como el archiconocido de Guadalupe que a modo de templete acoge al caminante ante la vista del Monasterio.
Villanueva no debió ir a la zaga y es tradición que tuvo erigida tres cruces que la dejadez hace que sus vestigios sólo estén en la memoria de sus habitantes.

Cruz del “Torrentero”

En los versos que van de exordio encabezando este texto, con precisión toponímica, D. Miguel de Torres y González de la Laguna, “Marqués de Torres Cabrera” nos sitúa una de ellas en la salida sur, en lo que hoy es la confluencia de las carreteras de La Haba y D. Benito, junto a la vereda del Viejo ; aún hoy así se conoce y está indicado el camino que actualmente comienza inmediatamente pasando el complejo de Inclusive. Pero el mismo autor ya nos adelanta que la “hubo – la Cruz-en otro tiempo” en el sitio señalado donde se dirimían las cuitas de honor, afición latente entre los caballeros españoles hasta entrado el siglo XX.
Muñoz Gallardo en su libro apuntes para la historia de Vva de la Serena, fechado en 1936, nos dice al respecto que “actualmente no hay vestigio de ella y que esta Cruz llevó el nombre de “Cruz de Torrentero” nombre dado a la zona que vierte sus aguas de forma impetuosa hacia la plaza del Corazón de Jesús y que aún hoy, a pesar de las distintas obras que se han llevado a cabo para canalizarlas, suelen provocar problemas.
De alguna manera esta tradicional Cruz fue recuperada para la memoria en 1961 cuando en el cruce de la Circunvalación con el Paseo de Castellar se levanta otra conmemorativa, junto al puente del ferrocarril, que hoy se pueda contemplar un poquito inclinada debido a una cesión del terreno y no a una habilidad arquitectónica.
Noticias tenemos de una segunda Cruz al noreste de la ciudad, que dio nombre a todo un barrio, es la de la Cruz del Río. Señalada quedaba en el mapa de D. Francisco Coello, ingeniero que nos legó el topográfico de la ciudad más antiguo que al menos he podido observar, data de 1866, y se levantó a consecuencia de los trabajos previos a la construcción del ferrocarril, la Cruz queda señalada junto a lo que entonces se llamó Casa de la Pólvora y más tarde Concejo, donde comenzaban los camino de Madrigalejos y el obligado paso al rio Zújar, de ahí su nombre; volviendo a J. Antonio Muñoz Gallardo, en su citado libro, nos dice “desgraciadamente sólo se conservan algunas piedras que sirvieron de base a la columna granítica que sostuvo la Cruz”.
Sabemos que en la década de los años cincuenta del siglo pasado se llevó a cabo la construcción de numerosas viviendas sociales después de haber cedido la Corporación Municipal a Sindicatos los terrenos necesarios para su construcción, obras que se fueron llevando a cabo durante toda la década y que actualmente son perfectamente reconocibles; en el espacio limitado por la carretera de Entrerrios, la nueva prolongación de la calle Oriente y la calle Hernán Cortes se determinó que fuera zona ajardinada, y como tal se ha respetado hasta nuestros días. En el Centro de dicha plaza se levanta la Cruz que preside la hoy populosa barriada.
Como curiosidad voy a transcribir un fragmento del acta municipal levantada el 21 del 5 de 1959, presidiendo la sesión D. Celedonio Pérez Álvarez:
“Por el Sr. Alcalde se da cuenta de la carta que le ha sido dirigida por D. Alfonso Garrido y Pérez de Tena con el cariñoso ofrecimiento de instalar una Cruz de hierro forjado en los jardines de la Cruz del Río que constituye una prueba más de su amor sin límites, de sus desvelos por la ciudad, de su recia fe cristiana…. Así lo reconoce la Corporación y le hace llegar sus más expresivas gracias..”
No sé en lo que quedó este ofrecimiento, la Cruz que actualmente desde su centro preside el Parque, es de cantería sobre pedestal y fuste del mismo material y se colocó a principios de los años sesenta del siglo pasado.
Según la tradición y la lógica indica, hubo una Cruz en la puerta de la Villa, puerta principal de acceso a la población, en el lugar que hoy conocemos como “Plaza de la Pasaderas”. Cuando la presión demográfica exige romper las murallas que constreñían su crecimiento, el monumento fue desplazándose hacia el este de la ciudad, hasta el cruce de los caminos de Guadalupe y Campanario, según dejó escrito Jesús García Trujillo, aunque Muñoz Gallardo nos dice que se trasladó desde la Puerta de la Villa al sitio del “Pozo Viejo” a la izquierda de la carretera que nos lleva a La Coronada.
Es una Cruz sencilla, de poco ornato, con fuste de mármol blanco y fue colocada en ese lugar a principios del siglo XX con motivo de la Encíclica de León XIII que dedicaba el siglo a Cristo Rey e invitaba a levantar cruces en todas las poblaciones. La Cruz con posteriores retoques de los talleres Pineda, afamados forjadores de la Ciudad, ha llegado hasta nosotros. Debido a la remodelación de la zona como consecuencia de la construcción del Palacio de Congreso, se desmontó y sus piezas guardadas en los almacenes municipales con el fin de preservarla y poder levantar de nuevo cuando se acabe de re modelar todo el espacio y colocarla cerca del sitio originario, con el fin de no desnaturalizar su ubicación.
Nota : A fecha de 1 de noviembre de 2018, la Cruz preside de nuevo la entrada a la Ciudad, ahora a la derecha si se sale hacia Campanario, al principio del nuevo camino del cementerio.

Nota: Hace unos días me llamó D. Francisco Nieto Cortijo para decirme que el ofrecimiento que hizo D. Alfonso Garrido,  con el que mantuvo  una fuerte amistad, y que en el texto sólo lo indico como “curiosidad”,  se llevó a buen término, pero no en la “Cruz del Río”, sino que es  la cruz que hoy luce cercana a la rotanda de Castelar, la que se denomina del “Torrentero.” Es de hierro y salió de los talleres de los hermanos Pineda, de esta Ciudad.

XII Congreso de Escritores Extremeños

octubre 23, 2018

XII Congreso de Escritores Extremeños en Vva de la Serena
Durante los días 20 y 21 de octubre se han desarrollado las Jornadas del XII Congreso de Escritores Extremeños bajo el significativo lema de “Emergencias”, emergencias en el doble sentido, como algo que surge o germen, la nueva literatura o el advenimiento de nuevos escritores y aquello que hay que afrontar, los nuevos retos literarios tanto en forma de métodos como de contenido y compromiso social.
Durante las dos jornadas se han abordados temas de diversa índole, destacando la intervención de la escritora Marta Sanz en la lectura de su ensayo sobre el feminismo actual – “Nuevo lenguaje del feminismo”- y la reivindicación de la mujer. La mesa diálogo de los escritores Manuel Vilas y Gonzalo Hidalgo “Testimonio sin sujeto; la magnífica intervención de Victoria Siedleck, cuentacuentos; “Diálogos ibéricos” con Antonio Saez y Gonçalo Tavares y la mesa redonda “Actores y prescriptores” formada por Olga Ayuso, Francisco Amaya y María Vaquero. También hubo tiempo para algunas comunicaciones y la intervención de los asistentes.
Los actos se llevaron a cabo en las instalaciones del “Palacio de Congreso” de la ciudad y es de destacar el interés suscitado en todo el territorio extremeño, con 110 inscritos.
Se clausuró el XII Congreso de Escritores Extremeños sobre las 14 horas del día 21.

II
Nota de Prensa:

La AEEx está celebrando este fin de semana su XII Congreso en Villanueva
FRAN HORRILLO Domingo, 21 octubre 2018, 10:57
0
Villanueva de la Serena es este fin de semana el lugar de encuentro de las letras extremeñas. En concreto, es su Palacio de Congresos el que acoge la duodécima edición del congreso de escritores que organiza cada cuatro años la Asociación de Escritores de Extremadura (AEEx).
Una asociación, por otra parte, que cumple 35 años de existencia, y en cuya junta directiva están varios escritores villanovenses, como Antonio Reseco, Diego González o Susana Martín Gijón, que han puesto su granito de arena para que el citado congreso haya recalado en Villanueva. Así lo reconoce el presidente de AEEx, Juan Ramón Santos: «Una de nuestras intenciones es diversificar y acercarnos a localidades que hasta ahora no habían sido sede de actividades organizadas por la asociación. Ha habido congresos en Badajoz, Cáceres, Trujillo, Alburquerque o Plasencia, pero nunca en Villanueva. Esa es una de las razones por la que la hacemos aquí. Otra, la buena disposición tanto de la Diputación como del Ayuntamiento de Villanueva de la Serena, que desde el principio acogieron con interés la propuesta y desde entonces nos han ofrecido una ayuda inestimable, aunque en ello han colaborado también, desde luego, los compañeros de junta directiva de aquí, especialmente Antonio Reseco, el vicepresidente, que ha llevado a cabo una labor extraordinaria sin la cual organizar este congreso habría sido sencillamente imposible».
En este encuentro literario, que se clausura hoy domingo, se están dado cita más un centenar de escritores, tanto de nuestro país como del vecino Portugal.
Un congreso en el que se está debatiendo sobre los nuevos modelos narrativos y la literatura emergente, poniendo especial atención a los nuevos lenguajes del feminismo y la poesía.
Precisamente, el congreso se presentaba bajo el paraguas de una palabra: emergencia. Un término que tiene su significado, como aclara Santos: «Este título que le hemos puesto a nuestro congreso se presta a distintas interpretaciones e, incluso, a equívocos, y somos conscientes de ello. Nuestro interés fundamental es fijarnos, sobre todo, en lo nuevo, en lo que emerge, en un contexto de fenómenos sociales, culturales y económicos que van desde la crisis económica a la posverdad, pasando por la lucha decidida, y esperamos que definitiva, por la igualdad de género y que exigen una respuesta, también, desde la literatura. Unos fenómenos que, además, nos alertan, que en unos casos nos entusiasman y en otros nos preocupan, y que hacen saltar, en todos los casos, las luces de emergencia».
Una de las actividades ‘estrella’ de la jornada de ayer sábado fue la conversación que mantuvieron Manuel Vilas y Gonzalo Hidalgo Bayal. Una presencia justificada por parte del presidente de AEEx: « No cabe duda que en el área de la prosa una de las grandes emergencias ha sido la de la llamada autoficción, género o subgénero al que pertenece la última y exitosa novela de Manuel Vilas, ‘Ordesa’. Aunque algo de eso había ya en libros como ‘España’ o ‘Aire nuestro’ y, quizá más aún, en poemarios como ‘El hundimiento’. En el caso de Gonzalo Hidalgo es más difícil hablar abiertamente de autoficción, pero en un libro suyo tan importante como ‘Campo de amapolas blancas’ hay un evidente tratamiento de la experiencia vital. Aparte de eso, más allá de la autoficción, se trata de dos autores enormemente lúcidos, con una larga y consolidada trayectoria, a los que ha sido un auténtico placer escuchar».

El busto de Muñoz Torrero lucirá en el Congreso

octubre 6, 2018

 

Ricardo García Lozano, Escultor villanovense.

A. Barrantes Lozano

Cualquiera que se acerque a Badajoz viniendo desde Portugal se encuentra con una escultura de Ricardo García Lozano. La escultura en cuestión es un monumento de bienvenida, de acogida a los visitantes procedentes del país vecino. La figura de una joven con el torso desnudo, de 5 metros de altura, con sus brazos extendidos nos indica la hermandad entre España y Portugal. Su ubicación y monumentalidad la ha convertido en un símbolo de la concordia de la capital pacense. Pero la escultura “Ciudad de Badajoz” no es más que una muestra del trabajo de este escultor villanovense.
Este verano, en concreto durante el mes de julio, en las redes sociales se nos comunicaba que el próximo día 19 de septiembre, al fin, el busto de Muñoz Torrero lucirá en el Congreso. La fecha se tuvo que posponer, al parecer por motivos de agenda de las autoridades. El acto se llevará a cabo el 8 de octubre a las seis de la tarde.

Las instituciones extremeñas: Junta, Diputaciones y Alcaldías, unido al sentir generalizado de los

” Muñoz Torrero”

que somos de esta tierra, clamaron para que uno de los principales artífices de la historia constitucional española estuviera presente en los salones del hemiciclo, donde ya lo están figuras relevantes como Argüelles, Martos, Mendizábal, Cánovas, Sagasta o Castelar; es de justicia que alguien que les precedió, que fue pieza fundamental en la redacción de la primera Constitución que abrió a España hacia la modernidad, su figura no estuviera olvidada en el templo de la palabra. Al clamor referido hubo una contestación positiva por parte de nuestros Diputados nacionales por lo que Muñoz Torrero lucirá en el Palacio de las Cortes.

“Felipe Trigo”

El escultor villanovense, Ricardo García Lozano, que suyo fue el boceo propuesto y aprobado, asegura “que para él es un «gran honor» que una obra suya pueda estar en el Congreso de los Diputados «junto a otras de grandes artistas».

Y no es para menos. Ricardo me confesaba, no hace mucho tiempo, que sus escultores preferidos eran Miguel Ángel, Rodin y sobre todos P. Serrano… después todos los demás. Ahora junto a Serrano y algún otro como Benlliure, Borrás u Ortega estará su firma bajo el busto de D. Diego Muñoz Torrero, ese extremeño, de Cabeza del Buey, eclesiástico, que desde el rectorado de Salamanca acudió a Cádiz en aquellos años del XIX donde la Patria luchaba contra el ardor imperialista de Napoleón. De brillante oratoria fue uno de los ponentes de la Constitución de 1812 junto a Agustín Argüelles cuyo busto, a este sí, se le recuerda en el Congreso.
No le ha sido fácil a Ricardo llegar, ahora se encuentra en plena madurez, como persona y como artista.
Ricardo nació en Villanueva en 1946, –
• “Mi familia es de Villanueva de la Serena, que yo sepa, desde mis tatarabuelos” – me dice- aquí

“R. García Lozano posa con un busto para el Rey”

vive, aquí ha fundado su familia, de la que habla con orgullo, de su mujer, Milagros, “una estupenda retratista”; de sus hijos: “la mayor Fedra, ha realizado algunos vitrales para particulares; la siguiente Beatriz está en Vietnam y es diseñadora de ropa femenina y Ricardo, es músico y en la actualidad es profesor de trompeta.” Total una familia en la que se respira arte.
Muy amigo de sus amigos, a los que recuerda continuamente, tanto aquellos de su infancia, con los que jugaba de niño en la “Calle Nueva”, que es como se conocía a la nominada como de “López de Ayala”, en la que sus padres tenían su residencia, como de lo actuales, que por su forma de ser, están en continuo crecimiento.
Es academicista sin haber pasado por la academia. Estudió primaria en la Escuela pública, en el aula que D. Aníbal Hernández tenía en su casa y bachillerato con D. Medardo Muñiz, quién le inculcó el vicio de la lectura, vicio del que no se cura. Comenzó peritaje mercantil, estudios que abandona por aburridos para trabajar en la gerencia de una empresa familiar.
Su vocación artística es remota, a mediados de los años 50 del siglo pasado, con la arcilla de unas obras que se realizaban en la calle, hace sus primeros modelados con creciente éxito entre sus allegados, esas cualidades innatas para el modelado no le abandonan en ningún momento, más bien se le acrecientan y apasionan: •

“Cieza de León”

“ Aunque no tengo formación académica, creo que he leído un centenar de libros sobre el tema; así como las vidas escultores y estudios sobre su obras. Y he pasado centenares de horas aprendiendo por supuesto, las técnicas básicas en cuanto al moldeo; sobre todo en las diversas fundiciones en la que llevado mis trabajos; el método de ensayo-error me ha permitido hacer unos moldes, que según me comentan los fundidores, permiten la extracción de la pieza en cera sin apenas señales y una fidelidad extrema.”

Forjado así mismo y espoleado por conocidos y entendidos le animan a volcarse dentro del intrincado y voluble mundo del arte:

• “Dado que hacia esculturas hacía años, y varias personas relacionadas con el mundo del arte, me habían alentado a que me dedicase a ello profesionalmente, decidí probar suerte y de este modo hice mi primera obra pública; el busto de Felipe Trigo.”
Para definir su ubicación en el panorama de las tendencias, prefiero, mejor, que lo haga él: .

“Quinto Cecilio Metelo”

“Soy figurativo; y aun si tener formación académica, soy bastante academicista. Prefiero expresar los sentimientos a través de la escultura, no por medio de conceptos abstractos; sino mas bien por aspecto formales concretos, tales como la postura (expresión corporal); y me gusta contraponer en las esculturas de personajes, frente a un rostro casi delimitado por planos unos ropajes arremolinados, como si toda las convulsiones del alma, se hubiesen descargado en los   pliegues de los ropajes.”

Figurativas son sus numerosas obras que jalonan por Extremadura: “D. Pedro Cieza de León” en Llerena, “El Brocense”, en Brozas; “D. Pedro Calderón de la Barca”, en Zalamea; “Homenaje a la Constitución,” “La Virgen de las Cruces,” o “El emigrante,” en D. Benito; “Francisco Vera”, en Alconchel; “El Campesino”, de la que se encuentra muy satisfecho, en Villagonzalo… Un trabajo prolijo que afortunadamente continúa.

Entre las grandes satisfacciones personales destaca la suma de una  de sus obras al Patrimonio Nacional:
• «Cuando el nuevo Rey fue coronado, me apeteció hacer un busto de Su Majestad. Lo hice porque creí que era un momento histórico», dijo. «Ese busto ha estado mucho tiempo en barro por casa y una vez que vi al alcalde le planteé la posibilidad de enviarlo a la Casa Real. Entonces, fue Miguel Ángel Gallardo el que tomó la iniciativa, envió una carta haciendo el ofrecimiento y cuál fue nuestra sorpresa que de vuelta recibimos otra carta en la que el Rey Felipe V mostraba su gratitud por el obsequio y aceptaba la escultura»,

D. José Mª Barrantes Gil. Nuevo párroco de la Iglesia de la Santa Cruz y Virgen de Guadalupe de Valdivia.

septiembre 15, 2018

D. José Mª Barrantes Gil. Nuevo párroco de la Iglesia de la Santa Cruz y Virgen de Guadalupe de Valdivia.

Este domingo 16 de septiembre, a las 11,30 horas, la comunidad católica del Barrio de la Cruz del Río recibirá a su nuevo Párroco. (Posteriormente lo hará Valdivia).
Me consta la importancia que tiene la Parroquia para su gente y la labor de cohesión que han ido ejerciendo entre la población los diversos sacerdotes que por aquella sacristía han pasado; no podemos olvidar a D Sebastián, al que se le recuerda con una Plaza, y a tantos otros que continuaron su entrega dejando recuerdo y gratitud entre los vecinos.

Dando la comunión a su padre

Al nuevo Párroco le deseo lo mejor en su nueva etapa Pastoral. Llega a un barrio populoso, dinámico, formado por familias trabajadoras, con sus ilusiones y sus proyectos. Como gente sencilla se da sin miramientos a los que se dan. Sabe acoger y agradecer. Y eso es un buen aval para el que llega.
Quizá el barrio conozca poco de su nuevo sacerdote que tienen que compartir con Valdivia, tan suya y tan villanovense como el Barrio, por eso voy a adelantar, aunque sea brevement,e algunas notas sobre él; considero que las personas deben de conocerse, porque cuando se conocen el camino se hace más ameno.
D. José María Barrantes Gil, nació en Vva de la Serena el 6-12-1969, tiene pues 48 años cumplidos. Si tuviera que descubrir su árbol genealógico, genuinamente serón, tanto paterno como materno, seguro que me perdería en algún siglo muy pretérito. Sus estudios primario lo realizó en Orellana y Santa Amalia, lugares donde el padre trabajó para una empresa villanovense.
Después de 8º de EGB, se marcha al Seminario Diocesano de S. Atón, donde estudia el Bachillerato y termina los estudios teológicos.
Se ordena sacerdote el 24 de junio de1994, en la Basílica Santa Eulalia de Mérida.
El primer destino definitivo será como Párroco de Esparragosa de Lares , compartiendo su tarea diocesana como docente en el colegio de Esparragosa y posteriormente en el Instituto Luis Chamizo de Don Benito. Después de tres años fue enviado a la Parroquia de San José en Badajoz, como Vicario Parroquial. En Badajoz es capellán en el Hospital Materno Infantil y Clideba, además de ejercer docencia en el Instituto Rodríguez Moñino de Badajoz y consiliario de la J.E.C. (Juventud Estudiante Católica).
Pasados cuatro años es destinado como párroco a las Parroquias de Villagonzalo y Valverde de Mérida y, a la vez, es profesor en el IES La Zarza, después en el IES Sáenz de Buruaga y posteriormente al IES Emérita Augusta.
Se experiencia pastoral, 24 años como sacerdote, se ha ido ampliando y enriqueciendo durante los diez últimos años, como Párroco de la Iglesia de Santa Marta, y como Arcipreste del Arciprestazgo de Almendralejo.
Además de desarrollar todas las funciones propias de Párroco, presidente parroquial de su comunidad, como es la preparación de grupos, catequesis, cofradías o cáritas parroquial y arciprestal, pronto se liga a distintos movimientos juveniles, habiendo sido consiliario de la J.E.C. ( Juventud Estudiante Católica), y actualmente lo es del “Movimiento Internacional de matrimonios cristianos” y de “La Hospitalidad Diocesana de Ntra Sra de Lourdes.”
Colabora con las asociaciones civiles en la “Lucha contra el cáncer” y “Fundame” (fundación de la atrofia muscular y espinal)
Amante de la naturaleza, le gusta adentrarse en la sierra en busca estratos y fósiles, y montar en bicicleta. Me dice: “soy afiliado al Club ciclista de Santa Marta, con los que me hubiera gustado participar más, pero mis tareas pastorales no me lo han permitido.”
Sea bien recibido.