Calderón “Medalla de Oro al Mérito Deportivo”

 

calderon

 

 

Por Real Decreto 1523/1982 se crea la Real Orden del Mérito Deportivo, dando cauce de esta manera a lo que dispone la Constitución Española, en su artículo cuarenta y tres que consagra como principio rector de los poderes Públicos  el fomento de la educación física y el deporte.

Pertenecen a esta Real Orden, de la que es Maestre Su Majestad el Rey,  sólo los elegidos. Hay que aportar un bagaje personal y una trayectoria deportiva que no está al alcance de cualquiera, por todo, por lo que significa para él, para su familia y para orgullo de los que le conocemos nos alegramos que haya sino destacado José Manuel Calderón. Y lo ha sido porque su perfil se ajusta a lo que  se establece en el Artículo  Segundo, punto Uno, del citado R. Decreto, que nos dice que tan alta distinción se concederá a  los españoles que se hayan distinguido notoriamente en la práctica del deporte…José Manuel cumple con creces el requisito, tanto que se le concede, por el titular del Ministerio, la Medalla de Oro.

En Marzo de 2016, el periodista Javier Ortiz publicó “101 Historias del Basket Español” En sus páginas – 104 a 108 -aparece alguna reseña de José Manuel  y en ellas una fotografía premonitoria. Nuestro deportista, con cinco años, entre Hollis y White dos americanos del entonces Caja de Álava,  que visitaba Villanueva con motivo del encuentro con Cay Zaragoza, para dirimir la final de la  copa de la Asociación de Clubs de Baloncesto. Con el partido  se inauguraba el pabellón deportivo de Villanueva. Premonitorio porque el Pabellón de referencia hoy lleva su nombre y premonitorio porque el antiguo Caja de Álava se transformó en “Tau” donde Calderón acabó siendo una estrella.

Calderón niño no estaba allí por una casualidad,  estaba allí por los nexo que unían a su familia con el Doncel, equipo organizador del evento y en el que participaba su padre.

José Manuel,  envolvió su infancia en torno al baloncesto. Su padre, que trabajaba en una fábrica, jugaba al baloncesto, en uno de los clubs más punteros de Extremadura hace unos años. La idiosincrasia del Club hacía que la convivencia entre jugadores, técnicos y directivos creara un nudo de amistad, formando  un colectivo al que gustaba del baloncesto como deporte y como medio de formación. Los viajes se realizaran generalmente con toda la familia lo que creó un clímax especial que todavía une a los que participaron de aquello.. Allí estaba también, siempre, el niño José Manuel, acompañando a sus padres, respirando baloncesto. Y en el Doncel comenzó  a caminar, alevines, infantiles… pronto destacó, tanto que se le requería para partidos de secciones superiores. Así se fue forjando.escanear0026-1

Hace unos años, cuando la proyección del José Manuel Calderón estaba clara, le dediqué un artículo que luego recogí en mi libro “Estampas Seronas,” de ahí recupero algunos párrafos. Le decía: “Tu baloncesto se forjó al aire libre, en las pistas hoy derruidas de la Piscina Municipal… De eso sabe más tu padre, “Calde” … que a fuerza de voluntad y tesón se hizo un sitio en el baloncesto extremeño…” aquella ilusión la transmitió a la familia. Su casa era toda baloncesto… de aquellos esfuerzos vinieron numerosos frutos a nivel de Club y a nivel de sus componentes. Las categorías inferiores fueron un buen escaparte para los jugadores del Doncel por su competitividad y nivel deportivo, lo que hizo atraer a los cazatalentos. A los que colaboramos por entonces recordarlo nos llena de orgullo.

Con apenas trece años su familia tuvo que decidir su marcha. Fue una decisión difícil y dura. José Manuel era solo un jovencito que prometía. En Álava se fue forjando como jugador y como hombre, madurando en categorías inferiores hasta que en 1999 es contratado por el CB Lucentun de Alicante, dos temporadas, luego Fuenlabrada y  de nuevo vuelta a Vitoria, donde entra de lleno en la alta competición.

Su estancia en Vitoria le hace madurar como persona; en aquella época  forma su propia familia a la vez que completa su formación como jugador. Con un sitio en la élite toma la decisión de cruzar el atlántico y probar en la liga más exigente del mundo; fue en agosto de 2005 cuando da el salto a la NBA consiguiendo el sueño que todo jugador de baloncesto tiene a lo largo de su carrera. Y ahí sigue.

Han pasado más de diez años: Toronto, Nueva York, Los Ángeles. Sus cualidades físicas, su inteligencia, su fuerza mental, su capacidad de sacrificio… han ido siempre unidas a los valores que hace que sea un “grande”: trabajo y humildad.

Amante de su pueblo, al que visita con frecuencia y donde tiene familia y casa, y muy amigo de sus amigos de siempre; sus paisanos le tenemos una alta consideración que nunca llegará a compensar sus servicios a la comunidad como embajador villanovense y extremeño.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, viene a reconocer sus valores y aportación al deporte nacional resaltando su trayectoria con tal alta distinción.

La Medalla de Oro al Mérito Deportivo es para pocos elegidos por las exclusivas exigencias para su otorgamiento y él es uno de ellos. De su cuello colgará este reconocimiento a nivel nacional junto a las medallas de Oro de Villanueva y Extremadura que ya luce.

Pertenece a la generación llamada “junior de oro” con los que ha recorrido todo su ciclo glorioso que culminó con la conquista del Mundial en 2006, en Japón. Cuando nadie apostaba por ellos; ganar un mundial parecía imposible, después de esto se podría ganar todo  y así: dos finales olímpicas ante lo más granado de la NBA,  hasta los Juegos de Río, donde el grupo, para él la 193 participación defendiendo la camiseta española, después de un titubeante inicio acabó colgándose la Medalla de Bronce.  En sus catorce años de carrera profesional rara vez ha faltado a la cita con la selección y si lo ha hecho ha sido por problemas físicos.

Después tomó una decisión tranquila y  calculada. Un día nos sorprendió a todos anunciando su renuncia a seguir; dejaba la Selección.  Con dignidad encomiable comunicó su decisión:

Es algo que hace tiempo había hablado con mi familia, con la gente de mi equipo y llevábamos preparando hace tiempo. Dónde queríamos  hacerlo, cómo y cuándo es algo que estaba ya pensado, no tiene nada que ver con lo de Río” aclaraba Calderón en rueda de prensa.  Lo hizo como hacen los grandes. Lo había meditado y piensa que es el momento: le  echaremos de menos tanto como gana su familia.

El que fue su compañero en Álava y compañero en “sus Américas,” Jorge Garbajosa, hoy presidente de la Federación, en emotivas palabras cerró el acto diciendo  “Tu comportamiento ha sido modélico y tu figura imborrable”

Desde aquí corroboramos sus palabras y le deseamos suerte en su nueva etapa en Los Ángeles y le damos gracias por llevar inherente el nombre de Villanueva por donde quiera que va.

abarrantes01.wopress.com

Etiquetas:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: