Del nombre de nuestras calles. Marcelo Macías

D. Marcelo Macías

D. Marcelo Macías

Del nombre de nuestra calles;
“Marcelo Macías”
Antonio Barrantes Lozano
(Cronista oficial
Hay una céntrica calle en Villanueva en la que se honra a D. Marcelo Macias y García.
Es esta la calle a la que la mayoría de los villanovenses conocemos como “Bodegas” delatando así la importancia que los viñedos tuvieron en la economía de la ciudad y el consiguiente desarrollo artesanal de la industria del vino. Hoy de todo aquello apenas queda alguna reminiscencia.
Fue el 12 de septiembre de 1930, cuando el Pleno Municipal presidido por D. Joaquín Cortijo Andújar toma la decisión de cambiar el antiguo rótulo. Rótulo que ha prevalecido hasta hoy, ochenta y cuatro años, sin haberse visto afectado, como el de otras muchas calles, por los vaivenes políticos.

Llegó D. Marcelo Macias a Villanueva a mediados del año de 1876 con el propósito de fundar un colegio de 1ª y 2ª enseñanza. Colegio de “La Inmaculada Concepción”.
El Ayuntamiento, entonces presidido por D. José Montero González, acoge favorablemente la iniciativa y cede unos locales del ex convento de S. Francisco que habían quedado en manos municipales desde la exclaustración promovida por Mendizábal.
Era D. Marcelo un hombre de basta cultura, sacerdote, experto en lenguas clásicas, gran orador, poeta, ducho en numismática y epigrafía, saberes en lo que llegó a destacar a nivel internacional.
Aunque su estancia en la ciudad fue corta, pues a principios de los años ochenta del siglo XIX, a instancia del Obispo de Badajoz, D. Fernando Ramírez Vázquez, pasa a Monesterio como cura regente y ecónomo, con el encargo entre otros, de elevar un informe sobre el estado del Santuario de Tentudía. Su experiencia por tierras extremeñas se prolongó hasta 1882, año en el que pasa a Gijón como catedrático Poética y Retórica.
Su inteligencia y buen hacer le hizo ganar el respeto de sus alumnos y familiares, con los que mantuvo relaciones epistolares periódicas.
Como dato y a título de curiosidad, transcribo una carta que le dirigen dos villanovenses, carta que se conserva en el archivo de D. Marcelo, hoy custodiado por sus familiares.
La carta dice así:
“Villanueva de la serena 23 febrero 1935. Ilustrísimo Sr. don Marcelo Macías y García. Nuestro admirado, muy querido y respetable maestro: fueron oportunamente en nuestro poder, su cariñosísimo saludo y abrazo en el Año Nuevo, junto con su admirable y bellísimo discurso pronunciado el año 14 en los juegos florales celebrados en el Ateneo de León, que recibimos y leímos emocionados: y que a parte de su gran mérito literario, encierra conceptos tan hondos y tan patrióticos, y tan de actualidad, que confortan nuestro decaído espíritu, en los desgraciados momentos que vivimos.
Por todo ello, estos dos antiguos discípulos, únicos supervivientes de los que iniciamos nuestro bachillerato en aquel célebre y queridísimo colegio que usted tan admirablemente dirigió, le enviamos nuestra más viva y profunda gratitud.
La lectura de su brillante discurso nos trajo a la memoria aquellos elocuentísimos sermones que usted nos predicaba en las solemnísimas fiestas que el 8 diciembre dedicábamos a nuestra excelsa patrona.
Tenemos el consuelo de notificarle, que el acuerdo del último ayuntamiento monárquico de este pueblo, en el que teníamos buenos amigos, de rotular con el nombre y apellido de usted una de las calles afluentes al convento, donde existió nuestro colegio, ha sido respetado por las turbas que durante el vergonzoso bienio, hemos padecido en nuestra ciudad y que con nuestra inmensa alegría, el nombre ilustre de don Marcelo Macías continúa y continuará luciendo y honrando una de las calles de Villanueva de la Serena.
No recordamos si le hemos dicho a Vd. que somos ambos médicos: Gregorio Pérez, es el decano de esta beneficencia municipal, y Julián Adame es médico director de Baños por oposición, y actualmente jubilado en el balneario de Archena.
Le envían un fuerte abrazo y le desean salud, sus antiguos y agradecidísimos discípulos que fervorosamente le admiraran y b.s.m.: Julián Adame y Gregorio Pérez.”
Puntualizo que estos dos señores, médicos de profesión, fueron declarados hijos predilectos de Villanueva el 3 de enero de 1946, reconociendo así sus 50 años dedicados a la medicina.
abarrantes01.wordpress.com

Etiquetas:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: