Del Parque Cent…

Del Parque Central al Parque de la Constitución

Antonio Barrantes Lozano

A finales de 1929, coincidiendo con el cese como primer mandatario de D. Antonio Miguel Romero, las principales iniciativas urbanísticas de la época estaban terminadas y el Parque Central se convirtió en centro neurálgico de Villanueva de la Serena. Durante muchos años fue lugar obligado para los primeros escarceos amorosos, lugar de cita y paseo para todos en los días feriados por  lo que se convirtió en el lugar más emblemático de la ciudad.

Su fisionomía nada o poco cambió hasta finales de los años sesenta del siglo pasado, en cambio sí estuvo sujeto a los avatares políticos en cuanto a su denominación como lo fueron las denominaciones de otras calles de la ciudad. Así, con el advenimiento de la II República en el mes de abril de 1931, el Ayuntamiento de la Ciudad, presidido por el Sr. Vilches, el 9 de septiembre decide llamar al Parque Central, Parque de Castelar en honor al brillante orador republicano, esta denominación  quedó enmudecida en la memoria de los villanovenses por la brevedad de la experiencia republicana y por la desgraciada experiencia de la guerra civil, lo que es causa por lo que pocos villanovenses lo recuerden. A partir de 1939, pasada ya la guerra civil al lugar se le conocerá como Parque de José Antonio, líder político, fusilado en Alicante durante la guerra Civil, que fue el fundador de Falange Española institución que presta sus principios ideológicos al Nuevo Régimen.

En relación a sus elementos estructurales el Parque llamado ahora de José Antonio no sufrió modificaciones aparentes desde 1928 hasta septiembre de 1969 que cuando el Exmo Ayuntamiento  saca en licitación la obra de su reestructuración total que daría lugar a  un nuevo concepto ornamental y distribución de los espacios. Gobernaba D. Manuel Romero Cuerda y fue durante su mandato cuando la ciudad sufre de nuevo una profunda transformación, solo comparable a la época de  D. Antonio Miguel Romero. Aunque no todas las actuaciones fueron  acertadas no podemos obviar que Villanueva dio un paso firme hacia su modernización y actualización de los servicios públicos: Nueva Plaza abastos, Ambulatorio Médico, asfaltado integral de la ciudad, abertura de la avenida de Carrero Blanco, hoy Paseo de Castelar o la magna obra de la Piscina Municipal, pionera en la Comarca.

El proyecto de modificación del Parque de José Antonio se le debe al Arquitecto D. Manuel Briñas Coronado y en la subasta de contratación  de obras se adjudica al contratista D. Luis Risueño Estaban.

De diseño innovador que exigía la completa demolición del anterior. El espacio quedaba diáfano con una vegetación en maceteros fundamentalmente, de piso a distintos niveles a base de losetas de forma exagonal de color blanco, a mi parecer poco acertado en el diseño por no haber tenido en cuenta el verano en La Serena. Lo más llamativo de su ornamentación fueron la fuente coronada con la “sirenita ”emblema de la ciudad que estaba situada en la esquino Noreste y en su diagonal opuesta una  cafetería, que fue muy popular, de  estructura exagonal y totalmente acristalada  y a la que el saber del pueblo  la bautizó como “la Pajarera.” Pronto se convirtió en lugar de cita y reunión de muchos villanovenses.

La obra se llevó a cabo en poco tiempo pues la última certificación se abonó en noviembre de 1970. Su presupuesto ascendió a 6 624 823,56 pts que unido a los emolumentos del estudio de arquitectura supuso un costo total de  6 861 661 pts.

No fue esta la última remodelación, con los nuevos vientos políticos  viene el afán de terminar con los vestigios del sistema anterior y frenéticamente comienza el cambio en la rotulación de las calles en un intento de hacer desaparecer de la memoria los recientes tiempos pasados. Pronto el parque pasa a ser el centro de las miradas y objeto de deseo de nueva obra faraónica. Bien es verdad que los que jugamos en el “antiguo parque,” el de el tiempo de Primo de Rivera, sentíamos nostalgia de él, y apoyamos su restauración quizá olvidando que ya había otras generaciones que no lo conocieron.

La decisión estaba tomada, había que devolver a la Plaza su configuración original. Se recuperaron fotografías para procurar una fidedigna estampa de su original y desempolvando los almacenes municipales recuperar estructuras que milagrosamente no habían acabado en la chatarra.

Siendo alcalde de Villanueva D. Francisco García Ramos, en Febrero de 1987  se presenta el anteproyecto firmado por el Arquitecto municipal D. Pedro de Jorge, con un presupuesto estimativo de 82,240.000 ptas para el capítulo de mediciones, sótanos y aparcamientos, sobre una superficie de 3.200 m2. Lo relativo a parque y edificaciones se elevaría a 27.5000.000 ptas, unos 5.500 m2, lo que unido a un 15% estimado  en gastos sin cuantificar e impuestos el coste de la obra se elevaría a 141. 345. 120 ptas.

La obra se llevaría a cabo en cinco fases distribuidas  de la siguiente manera:

  1. Urbanización y ajardinamiento interior
  2. Cafetería y caseta de baile
  3. Almacenes, centro de transformación y caseta de músicos
  4. Urbanismo exterior
  5. Urbanización de la” Plaza del edificio del Parque”

Las obras fueron llevadas a cabo por empresas villanovenses, Construcciones Justo Pino Torres  y Construcciones FERCA y  fueron entregadas al consistorio el 14 de octubre de 1994.

Al actual Parque se le conoce como “Parque de la Constitución”

antoniobarrantes.worpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: